LLAMADOS

SIEMBRA

Acompañando Juntos

El Colegio Arzobispal tiene una misión clara: Formar y acompañar a los alumnos en una vida llena de sentido, plena, y en búsqueda de la Verdad.

La enseñanza del Evangelio, es pilar fundamental y guía de toda nuestra vida. Así, todos los educadores y el personal del centro, estamos en continúa formación personal para transmitirles a los alumnos, la experiencia de vida en Jesucristo.

Un equipo de seis profesores se encarga de que en nuestro Colegio comencemos cada día formándonos integralmente. Semanalmente, los alumnos disfrutan de las siguientes actividades.

Acompañando Juntos

Proceso Semanal

  • 1. Eucaristía

    Los sacerdotes del Colegio presiden la Santa Misa todos los viernes a primera hora de la mañana para todos los que formamos el Colegio. Cada semana, los alumnos preparan las moniciones y lecturas y ayudan en el altar. Un grupo de alumnos y profesores anima la Eucaristía con cantos y un sacerdote del Seminario Mayor está disponible para confesar

  • 2. Formación cristiana

    Un profesor se encarga de que los alumnos reciban cada semana media hora de formación para profundizar en la fe y crecer en su vida espiritual y así poder dar a todos razón de su esperanza.

  • 3. Afectividad y Sexualidad

    Una profesora y el orientador del centro se encargan de acompañar a los alumnos en esta etapa de su vida para que comprendan e integren sus afectos, emociones y vínculos a través de diferentes métodos.

  • 4. Oración

    Un profesor guía cada mañana un rato de oración en la Capilla del Colegio con cada curso. Meditan el evangelio del domingo y, a través de diferentes métodos de oración, van profundizando en su relación personal con el Señor.

  • 5. Itinerario vocacional

    Los sacerdotes del Colegio presentan cada mañana un aspecto de la vocación cristiana. Nuestro objetivo es presentar a los alumnos que están llamados a la santidad y que pueden en estos años descubrir la belleza de la vida que el Señor ha pensado para ellos: el matrimonio, el sacerdocio o la vida consagrada